divendres, de desembre 07, 2012

1.072. Epidemia de indiferencia.



Foto: Jabi Iraizoz
Foto: Jabi Iraizoz











Foto: Joseba Mercader




















Foto: Joseba Mercader


Foto: Joseba Mercader





































Egun on kukuoyentes de esta emisora imaginaria. 

Ayer fue un día triste, uno de los más tristes de mi vida. Supongo que por la impotencia y enorme  decepción que sentí como ser humano, por la indiferencia ante el sufrimiento ajeno.

Eso es lo que sentí de la comunidad surfera que estaba celebrando un campeonato en el Pico del Loro en Donostia. No sé si fue lastima o rabia, pero me sentí avergonzado de pertenecer a esta tribu tan supuestamente unida a la naturaleza, al océano. 


Un precioso ejemplar de Rorcual Común de algo más de 15 metros de largo, una preciosa e impresionante ballena, pasaba delante del pico de la competición para desgraciadamente, acabar varando a escasos 100 metros de allí. 

Bajamos a la playa unos pocos conocidos. Me puse el neopreno por si acaso. La marea estaba bajando pero aún había agua suficiente para hacer algo, pero lo que ocurrió fue que se fueron agrupando los curiosos sacando fotos con el móvil. Pensé y creía que con un buen grupo de personas podíamos marcar la diferencia, realmente podíamos salvar a la ballena, y aunque no fuese así había que intentarlo. Entonces me dirigí corriendo  hasta la altura de la carpa para pedir ayuda a uno de los responsables del campeonato.
Realmente pensaba que se iba a hacer un llamamiento por megafonía a todos los surfistas allí reunidos en la competición para intentar sacar, entre todos, a la ballena de vuelta a la mar. 


Con esa esperanza y pensando contento que los hermanos surfistas vendrían enseguida a valorar la situación con sus propios ojos volví junto a ella. De pronto vino Andoni, un body boarder fuerte y con corazón. Nadie le pidió ayuda, simplemente vio a la ballena y acudió. No necesitó más. Imagino que al igual que yo, sintió en su interior que había que hacer algo y acudió sin dudarlo a echar una mano con toda su voluntad. De la competición no vino NADIE. Todos seguían surfeando montados en la indiferencia. Quedaron marcadas las prioridades y los valores.


Inútilmente cuatro personas, entre ellas una chica extranjera, tratamos de sacar a una ballena de  unas 16 toneladas. Ilusos. Mientras tanto, más de 100 personas nos hacían fotos. Debíamos ser unos locos aprendices de héroes a esas alturas. Dudoso honor. A su vez, los surfistas seguían compitiendo en una ola de medio metro con sus licras y yo flipaba. Me gustaría ver qué habría ocurrido en un caso similar en Nueva Zelanda o Australia, pero creo que la respuesta habría sido muy distinta. 


La ballena nos miraba, parpadeaba, movía su cola y bufaba. La energía que nos transmitía al tocarla era inefable, no se puede explicar con palabras. Mi cuerpo entero vibraba con su potente respiración. Tenía algunas heridas, le echábamos agua sobre ellas para limpiarlas. La  admirábamos por el diseño perfecto que la naturaleza le dio. La acariciábamos. 


Posiblemente estaba enferma, pero eso nadie lo sabía. Y¿quién sabe? quizás entre 40 o 50 personas y la ayuda del agua podríamos haberla empujado. Eso nunca lo sabremos. La marea  siguió su curso, fue bajando, hasta que murió. 


Sentí vergüenza de ser surfista. ¿Por qué? Por todo el rollito que se predica. Por el supuesto conectar con el Océano y el respeto al mismo y bla, bla, bla. No me creo que todos los surfistas que allí estaban hayan visto una ballena en su vida. Y la tienes ahí delante de tí, en la playa de La Concha, no digamos ya en Igeldo o Jaizkibel...y ¿te parece más importante competir que ir a intentar devolverle el favor a ese Mar que tanto te da, día tras día? ¿Tan ciegos estamos? ¿Esos son nuestros valores? ¿Ser los mejores compitiendo?¿Hacer el mejor giro?

Al parecer la ballena llevaba un par de días refugiándose del temporal en la bahía. ¿Cuánto se invierte en investigar y cuidar de estos animales? ¿Qué hicieron las autoridades? Absolutamente nada, nada más que aprovechar para salir en los medios y hablar, explicar obviedades. Pero en la vida lo que importa son los hechos no las palabras, lo que cuenta no son las opiniones ni lo que dices, sino lo que haces.


Creo que la seguridad y las precauciones que indican los científicos son importantes. Seguramente nos saltamos todos sus protocolos. Pero igualmente creo que para salvar animales a veces hace falta valor y quizás riesgo. Yo ayer no lo vi.

Ojalá estuviera escribiendo unas palabras sobre el maravilloso, solidario y humanitario acto de un gran grupo de personas que hicieron todo lo posible para salvar la vida a esa maravillosa e indescriptible obra de la naturaleza, independientemente del resultado final.

Pero sentí y siento una profunda decepción, porque ayer ganó la indiferencia.
Ondo ibili kukureaders.


P.D: Eskerrik asko Javier I por tu ayuda y por el título.











28 comentaris:

Ramon ha dit...

Siento el mal rato que pasaste Jabi.
El surf saca de nosotros lo bueno, pero tambien lo malo, digamos que potencia los sentimientos, de nosotros depende como enfocarlos.
Tu conciencia esta tranquila, quedate con tu actitud y que cada uno cargue con lo suyo.
Sigue asi, amigo.

Norm ha dit...

Ah... querido Javi.
Qué gran error el seguir pensando que "el surfista es diferente".

A estas alturas, el surf es un mero espacio más en esta oscura jungla en que se ha convertido el día a día: puro egoísmo, yo te chafo y ni te miro, no me importas, critico al poderoso pero actuo igual que él, ...

Pero algo te pido por favor: no pierdas ese romanticismo que te sigue manteniendo como un "surfista diferente".

Abrazo
Norm

Surf 30 ha dit...

Se que a toro pasado es muy facil hablar, pero estoy convencido que ante un hecho así hubiera dejado de lado las olas, el surfing o lo que hubiera estado haciendo y me hubiera puesto a cavar.

Seguramente hubiera muerto igual pero qué menos que intentarlo.

Ahora mismo me da menos pena la pobre ballena que la raza humana.


Un saludo,

Anònim ha dit...

Felicidades por el post. Y gracias por advertirnos de lo peligrosa que puede ser esa epidemia de indiferencia que no azota.

Pedro Ramis ha dit...

Qué gran experiencia y qué triste. Tienes mucha razón. Mucha.

Es increíble la indiferencia con que se manejó todo el mundo cuando es tan poco común ver un animal como ése.

Yo es este país. Somos nosotros. Nuestra manera de ser egoísta y mezquina. No tenemos remedio.

Dani ha dit...

Buenas.

No he entrado nunca en tu post ni se quien eres ni nada por el estilo. Soy de Barcelona y solo puedo decirte que compartimos el mismo sentimiento por el surf que por todo lo que le rodea. Solo ver el nombre del post en una página que suelo visitar me ha inicitado a abrir el link.

El caso es que lo leeria una y otra vez y seguiria doliéndome por no haber estado ahi a tu lado empujando a tan bella bestia.

En definitiva, gracias por estas sinceras palabras. Espero que como yo mucha gente las lea.

Un saludo desde el medi y desde aquí ganas a otro seguidor.

Jesús ha dit...

Gracias Jabi. Ejemplos como el tuyo demuestran que aún hay esperanza. Para desgracia de esas personas, su egoismo, o su miedo a involucrarse, les impide apreciar y vivir las cosas que realmente importan. Un abrazo,

Jesús

Mikel ha dit...

Querido Jabi,

Siento el mal trago, y sobre todo la decepción que debiste sentir. Creo que a la gran mayoría, a la masa... ya no le afecta nada. Perdón... miento. Importan el fútbol, salir de copas, follar poco y mal, la política de pasillo y guardería y, sobre todo, las andanzas de los demás.

Alguien me dijo una vez que el mundo se compone de dos tipos de personas. Los amigos y los hijos de puta. Obviamante no lo suscribo pero deja un aroma a verdad.

Podre ballena... pero sobre todo pobre gente. Ciegos, insensibles, autómatas...

Y sobre los surfistas... bueno... siempre he pensado que la gran mayoría "lucen mechas".

Ondo Ibili

P.S. Estoy seguro que la energía que sentiste de la ballena fue mutua. Ella también te sintió.

Anònim ha dit...

Triste de gente que se pasa los dias admirando el mar y solo se preokupan de lo que les interesa!
Un gran articulo!

Anònim ha dit...

haberle dicho a la muchedumbre que empujar ballenas desgraba en hacienda... humanos sin humanidad, la triste realidad.

Océano Surf Club ha dit...

Cuando unos pocos empezamos a hacer surf, eramos unos locos, nadie nos entendía.
Hoy seguimos siendo unos pocos, y siguen sin entendernos.

Carlos Bremón

Surflexiones surf ha dit...

Kuku, gracias por contarnos lo que te ocurrió.

Yo también me sentiría avergonzado de pertenecer a un grupo así. De todos modos el mundillo surfer "pitxipro" urbano guayon con su agresividad en el agua quizás sea nuestro peor representante. Nuestra conexión surf = oceano y naturaleza, es más surf = rampa marina y competi para ellos.

Y si, coincido que si esto llega a pasar en Nueva Zelanda, Australia o Inglaterra se meten hasta en canicas para salvarla.

No pierdas esa "humanidad" y corazón que te caracterizan... todavía hay buena gente por ahí (incluso alguno será surfista!! :)

Un abrazo,

Surflexiones

binladiya ha dit...

El hombre es un lobo para el hombre (y para las otras especies), sigo pensando que esta teoría es muy actual...

kevin oyarbide ha dit...

Aupa Javi! me ha impactado lo que has contado...pensaba la mayoría dejó la competi para ayudar, lógicamente. De todas formas decirte que dentro del grupo surfista hay distintas clases de surfer y que claramente esa gente no representa al grupo que tu perteneces.

Una pena no haber estado y haber ayudado, de todas formas tu deberías estar tranquilo porque lo intentaste de todas las maneras que pudiste...a cada uno le llegará su merecido...

Un saludo javi! nos vemos

Anònim ha dit...

LA FE MUEVE MONTAÑAS...PERO NO BALLENAS.

Por casualidad me han pasado el blog para que pueda opinar acerca de este post y por lo menos voy a poder decir lo que ocurrió en otras palabras ya que yo me encontraba haciendo fotos en el evento.
Tengo que reconocer que te quedo muy emotivo y heroico una pena que no salieras en la portada del periódico.

Entiendo tu parte de buena voluntad por salvar la vida de la pobre ballena intentándola devolverla al mar entre tu sólo o con ayuda de varios más y que al quedar impotente viendo que no se mueve ni un centímetro quieras buscar culpables. Todos los que allí estábamos y presenciamos lo que estaba ocurriendo nos sentíamos igual de impotentes aunque no estuviéramos con el neopreno en el agua.

Lo que no entiendo tan bien es como a la gente le gusta hablar tanto y ponerse tantas medallas y echar mierda a diestro y siniestro y decir sin venir a cuento que la comunidad surfera son unos indiferentes y que te avergüenzas de pertenecer a ella porque no se paro el evento que se estaba celebrando en el pico de loro y no fueran a empujar una ballena de 16 metros y de no se cuantas toneladas todos los allí presentes.

Hay que tener un poquito de sentido común para empezar.
Por suerte allí se estaba celebrando este campeonato y antes de tu meterte al agua ya se habían hecho varias llamadas desde la organización a las autoridades que son lo que tenían que realmente haber venido con medios para intentar hacer algo y ayudar a la pobre ballena y en todo caso de haber aparecido se podía haber intentado echarles un cable entre los que allí estábamos.

Lo que lógicamente no es normal es pensar en que se puede mover a semejante animal entre unos pocos ni que la organización va a parar un campeonato junior de unos escasos 20 y pocos participantes y en su gran mayoría menores de edad para hacerles ir a empujar a la ballena y poner en peligro la vida de los jóvenes. Teniendo en cuenta las magnitudes, el peso y que había tirado ella sola para la orilla de la playa a morir, encima no paraba de moverse y de dar aletazos mientras estaba agonizando.

Es muy triste presenciar algo así y realmente no es plato de buen gusto ver como sufre ningún animal. Pero aquí nadie se queda indiferente ante un hecho de este tipo. Simplemente unos tienen dos dedos de frente y otros no.

David

Anònim ha dit...

Ola Javi, mi nombre es Lucía, no soy surfista, soy bióloga marina, ecologista y por supuesto amante del mar. me ha gustado mucho tu post, aunque la realidad es así de triste. soy de Galiza y aquí hay una organización (CEMMA) que se dedica a asistir varamientos de cetaceos, en más de una ocasión han varado animales en playas con surfistas con el mismo resultado. Una o dos personas ayudan, el resto... indiferente. Al igual que tú, yo pensaba que los surferos eráis "más" amantes del mar, que seríais ecologistas y que todos saltarían a salvar a cualquier animal marino.
pero no pierdo la esperanza, no lo hagas tu tampoco, he visto como algunos de vosotros organizábais limpiezas de playas, y aquí en la playa de PAtos hay un escuela de surf que da clases de cómo asistir un varamiento (en colaboración con CEMMA). poco a poco hay que crear conciencia, y creo que entre todos podemos ir haciendo cosas. si tienes ganas ponte en contacto con Ambar Cetáceos, y quizás les interese dar algún taller de educación ambiental entre la comunidad de surferos. sólo una idea para poder cambiar algunas cosas, algunas mentes. de todas formas felicidades por intentarlo y tener a tu lado un animal tan impresionante, aunque la historia acabara mal. saúdos dende Galiza.

Nautical News Today ha dit...

Gracias por compartir este pensamiento con todos. Me he quedado pegado a la pantalla de mi ordenador mientras leía tu artículo.
Gracias por hacer eco de la indiferencia mostrada por las personas ante uno de los animales más bellos que hay en la Tierra.
Si nos permites, nos gustaría publicar tu artículo en nuestra web y así seguir trabajando para que respetemos y amemos el mar, sobretodo los que vivimos de el.

Un saludo

Sergio W. Smit
CEO Grupo Navega

Ramon ha dit...

LA FE MUEVE MONTAÑAS PERO NO BALLENAS II

Personalmente,no se como hubiese reaccionado yo, ante esa situacion, quizas indiferente.
Lo que tengo claro, es que jamas criticaria a nadie, que hiciera lo que hizo Jabi, apesar de que reprochara mi actitud.
Esa gente hace las cosas desde el corazon y no buscan fines mediaticos.
Mejor nos irian las cosas con personas asi.
Creo que la siuacion en la que nos encontramos, hoy en dia, en parte, es debido a la cantidad de gente que hay con dos dedos de frente y tanto sentido comun.

Anònim ha dit...

EN RESPUESTA A DAVID(ANÒNIMO)2 DEDOS DE FRENTE:
Por tus palabras deduzco q no has entendido el mensaje del relato. Leételo otra vez y si hace falta, vuélvelo a leer hasta q lo consigas entender;pq veo q eres el único q no lo ha hecho...
(*Nota: si fuese 1persona la q se ahogaba, estoy segura q sí se habría parado el evento.Obvio q no se puede comparar,pero va dntro de los valores d cada uno, allá cada uno con su conciencia).
Patrizia.

Anònim ha dit...

No sé para que David se ha molestado en escribir nada porque no habéis entendído ní media palabra de lo que ha escríto.Sín más...Predicar en el desierto,sermón perdído...

Anònim ha dit...

Supongo que a hacer fotos con el mobil a cualquier cosa fuera de lo comun, ahora se le llama tener dos dedos de frente.
Viva los locos!!!! y menos tonteria...
Las personas maltratamos continuamente a los animales para nuestro gusto, abrir ya los ojos de una vez.

Manel

Anònim ha dit...

RECADITO PARA DAVID
David, hijo, es evidente que no has entendido el mensaje. Te aconsejo que de ahora en adelante leas cositas más acordes con tu cociente intelectual, así no quedarás como un imbécil poniendo comentarios estúpidos en grandes publicaciones como esta.

VICTORIA DEL POZO OBACHO ha dit...

Significado de INDIFERENCIA según Wikipedia: Indiferencia (sentimiento), un sentimiento o postura hacia algo o alguien caracterizado por no ser ni positivo ni negativo, intermedio entre el desprecio y el aprecio; y relacionado con la apatía.
Según mi modesta opinión, esta gente peca más de cobardía y frialdad que de indiferencia.
Entiendo tu malestar y tristeza, me hubiera gustado poderte ayudar en esos duros momentos.
Lo siento mucho Javi. Conociéndote, se que la decepción habrá sido dura y profunda.
Estoy muy orgullosa de tu actuación.
Y pasa de los que, encima, tienen la desfachatez de criticar tu escrito. No tienen conciencia de nada.
Besos.

Anònim ha dit...

El surf hace mucho que ya no es lo que era. El mundo de la competición es lo que es, competición. El soul surfing lo practica solo un pequeño porcentaje, la mayoríaes ruido mediàtico. Las personas son como son y el surfing no las hace diferentes. Solo podemos dar las gracias a los q tuvistéis el coraje de intentarlo.

Zoraida Garcia ha dit...

Hola Javi! Como siempre demostrando la gran persona que eres. Ser surfista para mi es más que tener una tabla guay y el último neopreno del mercado. No entiendo el surf o cualquier deporte donde se utilicen los elementos de la tierra separado del amor a la naturaleza

kukurusta ha dit...

Muchas gracias Victoria, Anónimo y Zoraida por vuestro apoyo. Que sigáis así, con los ojos abiertos.

Marisa ha dit...

igual que Dani más arriba, vivo en Barcelona y no suelo seguir tu blog pero vi u post que me llamó la atencion por el titulo y lei tus palabras. Conmovedoras,,,tienes toda la razón, tenemos tanto que dar a la naturaleza que nada de lo que hagamos podrá compensar el daño ocasionado por el ser humano, pero un acto como el que mencionas habría sido algo normal por cualquier ser humano, aún mas para todos aquellos que disfrutamos del mar y sus olas y la naturaleza. Es increible la cantidad de almas egoistas que presumen de un estilo de vida con el que no predican,,, el Surf no es solo coger olas, es más que eso, o eso quiero yo entender ...
no quiero extenderme mucho más porque me siento indignada y decepcionada como tu, me ha dolido tanto como si hubiese sentido esa energia del animal que mencionas...
un saludo, mucho animo y hagamos fuerza para que esto cambie y se respete mas la naturaleza y sus maravillas....
un saludo, Marisa

kukurusta ha dit...

Gracias por leer y tus palabras Marisa.