dimarts, de setembre 28, 2010

752 Odeiaren bidaia 3. El viaje de Odei 3.



Gabon! Buenas noches desde Bali (6 horas de diferencia). Cada día es una aventura y un reto. Sigo en Kuta por un par de días más. Creo que voy a tener tiempo de sobra para salvajizarme, así que he pensado que esta transición no me viene mal. He hecho un curso acelerado sobre la marcha de cómo conducir por la izquierda, aunque aquí se conduce en realidad por casi todas partes.

Esta mañana me he propuesto surfear Kuta Reef y coger el barquito, ya que las olas de la playa no me convencen nada. Así, he salido con el bañador puesto, los escarpines y la tabla. He metido algunas rupias indondesias en una especie de cápsula de plástico que tengo y al bolsillo del bañata. He metido la tabla al rag, y la he aparcado en la calle de la playa. He pateado hasta donde están los barcos aunque me he desilusionado bastante al no ver más que una ligera espuma allá al fondo. Me he sentado a la sombra pensando que hacer. Pensaba, joder, me vengo hasta Indonesia y no hay olas.. He pensado que aunque sea la vuelta en barco y remar un poco vendría bien, así que les he pagado y me han llevado hasta "airport's left" ya que "Kuta Reef" no funcionaba. Hemos pasado por "middles" que tiene dos picos y allí me ha dejado el hombre.

Los barquitos son muy curiosos. Son muy ligeros y estrechos, y se apoyan en dos palas, una a cada lado, tienen un toldito arriba y con un motorcillo van muy bien. El tio te deja a unos 2 km de la costa, surfeas y luego regresa a por tí. Tienes que fijarte en la banderita de tu barco. Toda una aventura! Al llegar había unos 25 tios en el agua, ninguna chica, pero cual ha sido mi sorpresa al ver entrar la serie que tenía un metro de alto! te cubría a la altura de la cabeza por arriba.

Así, me he hecho mi hueco y ¡por fin! he pillado mi primera cremallera indonesia. Correr correr y correr y cada vez más seca y más seca, una pared constante y preciosa que ha pasado a la colección de mi retina. Me ha permitido darle tres giros y ya estoy feliz. He cogido algunas más y tras hora y media ha venido mi barquito. En el camino Tó (el capitán) y yo hemos recogido a Omar que es del sudeste francés. Tó llevaba una caña de pescar con una rapala para pulpos, pero creo que no se le da muy bien, porque en hora y media no ha pillado ni uno. Y esta ha sido la aventura del día.

Por lo demás, yo no se cómo sería Kuta hace unos años, pero la playa de aquí es como benicasim, está lleno de Mc Donalds, Pizza Hut, pumba pumba, Hard Rock café..Un tráfico terrible, carros de pobres caballitos pequeños torturados por el ruido. Alquiler de tablas cada diez metros. Lo del rollo del barquito está muy guapo pero lo demás es muy agobiante, incluso hortera. Hoy he visto una boda rollo americano en la playa, y pensaba -no habrá sitios en Bali preciosos para casarse que lo tienen que hacer en la playa de Kuta.. Solo estuve unas horas fuera, en la zona de playas de Uluwatu, pero me dio un rollo tan distinto! si no fuera por esa ola que he pillado hoy no habría encontrado el equilibrio. Bueno lagunak, voy a echarme repelente de mosquitos que sino aquí eres carne fresca y hay que andarse al loro con la malaria. Grácias por leer, perdón, por escuchar esta radio imaginaria!










dilluns, de setembre 27, 2010

751 Odeiaren bidaia 2. El viaje de Odei 2.



Aquí Odei emitiendo desde la Kuku emisora!

Llegué solo y con dos tablas (milagro llegaron a tiempo, sin pagar por ellas y enteras) a Bali de noche y lloviendo tras más de 17 horas de vuelo en total y unas cuantas más de espera y desplazamiento. A través de la agencia con la contraté el viaje tuve que reservar unos días en un hotelcito de Kuta. Y Kuta es de locos, hay que verlo y patearlo, pero es de locos. Jajajaja. He alquilado una moto con rags para las tablas, una yamaha pequeñita de 125 sin marchas ni nada a un buen tipo que me recomendó un americano llamado Tomy. El que me alquiló la moto se llama Wayang.

Conducir por Kuta si no has llevado una moto antes no es nada recomendable, es la selva; sin embargo si has conducido por Madrid o Barcelona ya estás preparado. Además los psicópatas al volante somos nosotros. Aquí no habrá tanto semáforo ni nada de eso, pero nadie se levanta la voz ni empieza a gritar o amenazar. Que razón tenía Jaime cuando me remarcaba la importancia del sonreir para el indonesio. Para ellos el sonreír es como el aire. Aunque no le compres nada si sonríes suavizas muchísimo la situación. Creo que no había sonreido tanto en mi vida como en estos dos últimos días. Sin embargo , cuando les pido que posen para una foto te miran con esos ojos..En Kuta los billetes cambian de manos a una velocidad impresionante aunque el verdadero dinero (el del dolar y el euro) sale con cuentagotas de las carteras de los occidentales. Indonesia tiene un aire muy feliz y otro muy siniestro, no olvidemos que estamos en el tercer mundo. Tienen muy poco.

Hacen ofrendas cada día a sus dioses, a veces, varias veces al día. Flores y comida sobre hojas de platanero que acaban comiendo los pájaros y las hormigas. A veces es imposible no tropezarse con ellas, aunque yo siempre las esquivo para no pisarlas.

Ayer fue un día bueno. Pude hacer dos de las cosas que más me gustan, una andar en moto y la otra surfear; bueno tres, al igual que Kuku, me encanta tirar fotografías. Intentaré ir actualizando tanto como pueda.

Un día muy importante. Bueno, por partes. El primer día que pasé en Kuta me dediqué a patear la ciudad, aclimatarme a todo, la comida, el regateo, el calor y la humedad, etc.. Averigué preguntando a muchas personas el precio asequible de una moto y finalmente me acerqué a la playa.

Llegué a Kuta Beach y había gente surfeando una olita. Viento off-shore y un montón de gente. En su mayoría principiantes pero mezclados con algunos locales, alguno de ellos andaba muy bien. Vi una ola que le daba mil vueltas a la mayoría de los días de Gros..pero mi mirada se clavó en el horizonte, una ola rompía a lo lejos dejando a su paso un rastro de espuma. Kuta Reef. Veía los barquitos yendo y viniendo. Mi pulso se aceleró, la vena de mi cuello trabajaba.

Hablé con un par de surfers para comentar el tema del barquito. Me dijeron que cada uno tenía una bandera y tenías que quedarte con los colores para volver a subirte al final de la sesión. Que te podían guardar algo en ella si necesitabas dejar tus chanclas o algo. Sin embargo me dijeron que estaba petau petau petau. CROWDED.

Eso me enfrió un poco. Aún tenía que hacer preparativos. Conseguir unos escarpines de roca cortitos y cerrar el trato de la moto. Así que decidí perder un día de surf por los preparativos. Me metí sin tabla a saludar al Índico y pillé unas olas con el cuerpo. Por la noche conseguí quedar con un amigo catalán y su novia en mi hotel. Tras dos días solo me alegró mucho ver una cara conocida y tomar, por fin, la ansiada Bing-Tang que tantos años había soñado con saborear.

Ayer, Wayang se presentaba en el hotel con la moto a las 9:30. Ya tenía moto! Jordi y Julie cambiaban de Kuta a Binging. Ella iba en taxi con los trastos y Jordi y yo siguéndola en moto durante una hora por Indonesia. Así fue un rodaje fácil. Un vicio andar en moto por ahí y salir de Kuta.

Y por fin, surfeamos el reef. Impossibles fue mi primera ola en Indonesia. ¡Vaya escenario! Tras una larga remada pudimos surfear unas izquierditas de 1 metro en la serie, familiarizarme con el reef (de momento nos llevamos bien). Estábamos pocos en el agua, nosotros, unos 4 gaditanos, un francés y dos balineses. Y si bien no abrían mucho las olas como toma de contacto fue buena. Me metí en un par de tubos pero no conseguí salir. Los bichos no paraban de moverse bajo tu tabla, en la playa nadie te daba la chapa como en Kuta y, cómo explicarlo? ese lugar está lleno de energía, de buena onda, conchas preciosas en la arena..A tener en cuenta el sol, que kaska duro.

Volví solo en moto desde allí hasta Kuta antes de que se me echara la noche encima (anochece a las 18:00) y aunque me perdí un poco llegué perfectamente. En un punto pregunté y un chavallillo me dijo: -follow me, I'm from Kuta! y allí fuimos un poco de rallye y me dejó justo al lado del hotel. Ah! la gasolina la venden en la calle, en botellas de Absolut.

Hoy he surfeado en Kuta Beach porque no quiero subir hasta allí cada día, solo me quedan un par de noches aquí y luego viene la vida 100% surfera, me voy a un lugar muy cercano a Uluwatu, muy barato y a surfear con la moto y comer arroz. Aupa chavales! y chavalas!

















dissabte, de setembre 25, 2010

750 Odeiaren bidaia 1. El viaje de Odei 1.

Egun on kukuoyentes de esta emisora imaginaria. Vienen nuevos aires para este blog. A partir de ahora este será el viaje de Odei. Porque Odei (nube en euskera) es una nube y se mueve donde quiere. Tendrá pleno acceso a este blog y durante un tiempo podremos seguir sus aventuras por el mundo. Espero que le deis la bienvenida y que disfrutéis siguiendo su viaje tanto como yo.

Odei es alguien apasionado por la mar, un currante como tú o como yo que ha decidido ir a ver algo de mundo antes de que sea demasiado tarde. Se ha desecho de su amada furgoneta que tantas alegrías le dio para juntar unos miles y hacer el macuto. Así pues, este es tu turno Odei.

"Hola a todos! aquí Odei, grácias Kuku.

Antes que nada saludaros a todos los "oyentes" de esta "emisora" tan especial y darle las grácias a Kuku por cederme la voz en este espacio tan familiar en el que todos somos bienvenidos. Os escribo on-line desde el aeropuerto de Singapur haciendo tiempo frente a la puerta de embarque del avión que me llevará hasta la fábrica de olas, Bali. Soy surfista, un tio normal y no soy ningún profesional esponsorizado, soy un trabajador más como tú y estoy cumpliendo un sueño. Me encantaría que me acompañarais..".

dimecres, de setembre 22, 2010

749 Haziak. Semillas.



Gau on kukuoyentes de esta radio destartalada e imaginaria.

Es curioso cómo, a veces, llevamos dentro una semilla que sabes que está ahí pero que duerme viva esperando a ser regada. Una sencilla conversación a través de un chat en la red con un amigo que sabe de lo que habla, acaba por regarla y sale un pequeño pero fuerte brote. Ese brote cada vez se va haciendo más y más fuerte, grande, imparable.

Una vez más doy las grácias por tener a gente así a mi alrededor, que riega, abona, poda y da rienda a mis ideas, con preciosos consejos o simplemente estando ahí. Todo esto puede sonar algo místico pero a los y las que va dirigido ya sabéis de que hablo. No hay fotos de todos/as pero no lo tengáis en cuenta por favor. La foto es lo de menos.

Besarkada haundi haundia bat. Un abrazo muy muy grande.













748 Bi lagun. Dos amigos.

747 Landas Donostian. Landas en Donostia.




No se si os habréis fijado en la duna que nos ha salido en Ondarreta. Es producto de toda la arena que están sacando de la nueva construcción del nuevo parking. ¿A alguien se le ocurre que hacer con toda esa arena? ¿Qué tal un fondito bueno para cuando entre maretón? Podéis leer algo parecido en el blog de mi amigo elniega.

diumenge, de setembre 19, 2010

746 Zapatak.


Este fue uno de los regalos que más ilusión me ha hecho en mi vida. Un par de zuecos de goma. Un regalo que significa que eres aceptado en una ola que hemos hecho nuestra y de todos a la vez, los que lo respeten. Unos zapatos para bajar su camino, el calzado más adecuado para hacerlo sin duda. Unos zapatos que te llevan a una ola donde todos saben cómo te llamas y quién eres. Una ola que recuerdas con solo cerrar los ojos y te vienen a la cabeza decenas de take-offs de tus amigos. Unas olas de color esmeralda que pasan a pocos centímetros de las rocas dormidas. Izquierdas y derechas también. Un lugar que es la casa del cormorán. Grácias amigo, espero tener que volver a utilizarlos pronto y que nos veamos todos, una vez más allí.

Buen final de domingo kukuoyentes de esta radio imaginaria. Ondo lo egin. Que durmáis bien.

divendres, de setembre 17, 2010

745 Begiak. Ojos.



Ya llevamos varios días de olas, olas de verdad. Ya sumergiéndonos en el nuevo ciclo, los picos se han aligerado, las playas están algo más solitarias y los principiantes que se estrenaron este verano empiezan a descubrir las olas que les esperan este invierno. Tan diferentes de las de verano. Esas olas requieren dureza, preparación, respeto y reto.

Hoy, al ver a un grupo de principiantes que ilusionados se acercaban en grupo a la playa, he recordado esas sensaciones, las de los primeros inviernos tras el fácil verano, cuando suben los periodos y llega el frío. Estaba en el muro sacando fotos y he observado sus caras al llegar y ver una serie de metro y medio que rompía ya cerca de la orilla. La excitación, el respeto, un poco de miedo y curiosidad se leía en sus caras. Decididos han bajado a la playa.

Algunos lo dejarán, limitándose a coger una tabla en verano u ocasionalmente, quizás tras algún susto, nunca más. Para otros, comienza una metamorfosis que les llevará sin duda alguna a vivir sus vidas de otra manera. Hoy, en el agua, Luis y Felip, dos personas picadas por el surf hace ya unas cuantas primaveras.

Ondo pasa kukuoyentes!