dimarts, de novembre 19, 2013

1.217 -20m.


Gau on kukuoyentes de esta emisora imaginaria.

Durante los últimos veranos he adoptado una actitud muy relajada respecto al surf. Evitando a menudo la masificación playera me salto días de surf por ir a bucear.

La paz en verano, para mí está ahí abajo. Oxigenarte bien flotando en la superficie, relajarte, atrapar una última bocanada y empezar a bajar con movimientos rítmicos, pausados. Observar ahí abajo agarrado a una roca. Mantener la concentración compensando el efecto de la presión en los tímpanos.

Pero por mi cuenta nunca bajaba más de seis o siete metros. Un día del pasado agosto, vino conmigo mi hermano, que durante años ha hecho pesca submarina bastante en serio.

Como un juego, dejaba caer su fusil al fondo atado al cable de la boya naranja. Poco a poco fuimos haciendo inmersiones medianas para recuperarlo.

Fuimos un poco más atrás de la isla de Santa Clara. A un banco de arena que conoce. A un lugar con mayor profundidad.

Tras varios minutos de respiraciones mi hermano comenzó a bajar. Respiré una vez más y comencé mi inmersión para seguirle. Brazada, patadas, compensar, tranquilo; brazada, patadas, compensar, tranquilo; brazada, patadas, compensar, tranquilo...y así, hasta el fondo. Estaba transparente, me sentí bien y me agarré a una roca ya que íbamos sin plomos, solo con máscara y aletas.

Vi a mi hermano allá abajo. Hacía un frío agradable en el fondo y un durdo curioso se acercó a investigarme.

Soltamos nuestros agarres y volamos juntos lentamente de manera mágica hacia la superficie sin esfuerzo alguno. Miré hacia arriba admirando el gran bloque de agua que teníamos sobre nosotros. Llenamos de aire nuestros pulmones y sonreímos. Habíamos bajado veinte metros. Nunca lo habría conseguido sin entrenamiento (cuanto ayuda el Yoga!) y sobre todo sin mi hermano. Lo mejor de todo es que surgió de forma espontánea, que es la mejor manera de la que salen los retos, cuando estás relajado.

Un día muy especial que me hizo tener otra perspectiva del océano. Ondo ibili kukureaders!

2 comentaris:

Iñaki ha dit...

Zeinen polita historio hau Jabi, gustatuko litzaidake noizbait 10 metrotik behera jeistea!!entrenatzen jarraitu beharko dut....jaja ondo ibili artista!

kukurusta ha dit...

Eskerrik asko Iñaki :) Animo!