diumenge, de desembre 05, 2010

791 Larru. Piel.



Odeiaren bidaia 41. El viaje de Odei 41.

Hay algunos momentos en el viaje, muy pocos, los que menos, en los que no te encuentras. Te preguntas si estás yendo al destino correcto, si vas a poder surfear buenas olas, si estás rodeado de buena gente, si has elegido bien, si los cálculos de pasta que hiciste son correctos, si estás en el sitio..te sientes solo y un día por lo que sea se te hace cuesta arriba y te rayas.

Al llegar a Margaret River me pasó algo así. El backpackers estaba lleno de peña bebiendo todo el día, tenía que pagar 10$ por que me llevaran a la playa. Las paranoias con los tiburones. Lo carísimo que es todo. El llevar una semana sin entrar al agua..me sentía frío por dentro. Fuera llovía y también hacía frío. Tenía la batería baja.

Me eché la cámara al hombro y me tiré a caminar bajando la calle principal de este pueblecito hacia el rio. Un poco ausente iba mirando los distintos escaparates, la mayoría apagados. Paso a paso observé una galería de arte. Junto a esta una exposición de critalería artística con taller incluido. Me acerqué un poco más y vi que estaban haciendo una demostración en el horno. Justo estaba terminando pero Margot me invitó a sentarme sin pagar y ver la elaboración de la siguiente pieza. Gerry sudaba frente al rojo vivo. Los anteriores visitantes marcharon y me quedé solo frente al maestro con la camiseta de los tres gnomos.

No se porqué, pero en los pocos momentos que he tenido de bajón este viaje, un perro se me ha acercado para que jugara con él. Y allí estaba “sport”, una perruza majetona que vino a saludarme. Fotografié todo el proceso del arte de Gerry y Margot elaborando una bonita pieza. Entré en calor. Al día siguiente tras editar las fotos, se las llevé para regalarselas. En una tarde de soledad ellos me acogieron y fueron muy amables. Las fotos les gustaron mucho y a cambio me regalaron una pieza de cristal: una estrella de mar azul. Curiosamente la semana anterior habian visto un documental sobre los vascos. Además me quieren a llevar a la playa y me están ayudando a buscar algún curro temporal para mantener la economía del viaje.

El destino me ha llevado a cruzarme con esta maravillosa familia de mente abierta y corazón grande.

Como me dijo un australiano en Bali:-follow your nose (sigue a tu nariz).

Y hoy por primera vez, he surfeado en Australia..








5 comentaris:

Marineroblog ha dit...

De esos momentos siempre cae alguno cuando viajas sólo. Pero piensa en aprovecharlo por los que nos gustaría estar en tu pellejo! jeje

Ánimo y suerte con las olas!

Marià ha dit...

Aupa Odei,
sigues honrat amb tu mateix i deixa que flueixi el temps. Deixa't anar. Així trobaràs el que cerques. És cert que, a vegades, fa falta una mica de paciència. I amb uns quants banys segur que serà més fàcil ;-)
Gero arte.
Salut.

Ramon ha dit...

Desde aqui, Odei puede parecer un privilegiado,un vividor.
Pero ¿Cuantos de nosotros estariamos dispuestos a renunciar de lo conocido, por lo desconocido? Y no solo unos dias.
Valiente decision, animo Odei.

Iñaki ha dit...

Aupa Jabi!!
Indarra bidaltzen dizut Euskal Herritik. Olaturik ez, eguraldi txarra, hotza, iluntasuna.....
Pentsatu han hemen baino hobe zaudela eta guretzako oso ederra dela zure historioak irakurtzea, a ze inbidia ematen diguzun!

Agurrak

kukurusta ha dit...

Ok Marinero, tomo nota.

Gracies Maria. Gero arte. Salut.

Aupa Ramon. Gracias tio.

Inyaki lagun! eskerrik asko indarragatik. Animo zuretzat ere neguarekin. Zure hitzak berotasuna dira niretzat. Eskerrik asko irakurtzeagatik.