divendres, de gener 07, 2011

814 Txoko. The Spot.

Odeiaren bidaia 64. El viaje de Odei 64.





The Spot.

..es un pequeño paraíso que atrae a un tipo de gente. Una especie de refugio marinero a tiro de piedra de muchas olas diferentes. Olor a algas, una bonita chimenea, un techo muy alto y mesas de madera que invitan a escribir. Para las pelis, una habitación a parte con unos buenos sofás y mantas.

Las celebraciones de navidad se han hecho posibles con la ilusión y aportaciones gastronómicas de los distintos viajeros y viajeras del lugar. Calor lejos de casa. Estamos aquí unos cuantos “fijos” desde hace unas semanas y lo sentimos como nuestro hogar. Recibimos constantemente a nuevos viajeros temporales. Cada chica nueva que llega provoca una sonrisa en los jugadores de billar. Las chicas repasan con la mirada las posibilidades de los nuevos viajeros que aparecen con su mochila y a menudo con la tabla bajo el brazo.

¿Qué más se puede pedir? La fórmula casi perfecta para la felicidad. Olas, amistad, la oportunidad de trabajar de forma intermitente por una buena paga sin estrés, estímulos constantes, aventura, pesca; y los solteros y solteras, quizás el calor de una compañera o compañero. Todo esto, revuelto y sin orden hace que cada día sea un día donde quieres estar. Faltan, inevitablemente, todos tus amigos y familia; y uno sabe que todo esto como todo lo que empieza, acabará en algún momento. Y aunque sea así dejará un poso que permanecerá siempre y convertirá el recuerdo en anhelo de una nueva aventura.

Stephane, Ben, Lucy, Tilda, Morten, Malin, Annia, Simon, Luque, Denis, Beno, Nico, François Xavier, Leo, Matias…personas muy especiales que simplemente estaban en el camino en este momento. Y una buena canción sonando..


5 comentaris:

Marià ha dit...

És un refugi i pal de paller que necessitem, però també pot ser una de les nostres limitacions: les arrels, el passat, els 5 amics de veritat, l'estimada família, les convencions.
Allarga aquesta pau tant com puguis, alguna cosa quedarà.

Anònim ha dit...

Que buena descripción de ese sentimiento de calor lejos de casa, yo viví esa sensación hace justo un año el la costa este de Australia y me ha llenado de buenísimos recuerdos este texto.
Zorionak por el blog y disfruta de tu aventura

Aritz (un Grosero mas con el que has compartido algun que otro baño);)

Anònim ha dit...

So big, man!

Miquel

Curtto ha dit...

Holaa! Te he estado siguiendo casi todo este pedazo viaje que te estas pegando, me parece una pasada!

Te escribo para decirte que gracias a tu blog he conseguido saber que tipo de barniz necesito para mi tabla que la he pintado con posca.
Le he preguntado a bastantes personas y cada una me decia cosas distintas: uno que no la barnice xque me pilla mucho peso, otro que con posca no hace falta barniz, otro que cree que uno para madera pero no sabe seguro y otro que el de madera no xque se come el color... asique porfin con tu blog he acertado!
Sorte on ta eskerrik asko!

kukurusta ha dit...

Ho farem M.

Kaixo Aritz! me alegro que lo hayas disfrutado. Es un recuerdo que siempre te quedará. Eskerrik asko irakurtzeagatik ta laister arte.

Aupa Miquel. Thanks mate!

Curtto. Grácias por leer desde el otro lado. Me alegro que te vaya bien el consejo de los poscas. Cuando pintes la tabla a ver si nos mandas una foto (olatuak@gmail.com). Zorte on zuretzat ere!

Odei