dimarts, de gener 03, 2012

963 Lehenengo eguna. El primer día. The first day.


Gau on, buenas noches kukuoyentes de esta emisora imaginaria. 

Antes que nada desearos a todos un gran año!

Hoy ha sido el primer dia de maretón. También mi primer día en Deba. Tengo un amigo, Miki, que tiene un nivel de surf parecido al mío. Me gusta mucho su actitud y los dos disfrutamos de las olas grandes aunque nuestra frontera está entorno a los 3 metros. Hoy estaba más grande. Primer día de mar y 17 segundos de periodo. El tamaño ya ni lo pongo porque se me salía del encuadre, jaja. 

Los dos tenemos una tabla de más o menos 8 pies. Y ultimamente cuando entra maretón nos llamamos, analizamos y surfeamos juntos. Hoy habíamos quedado en Deba. Y estaba un escalón más allá de nuestra barrera. Las series gordas eran muy gordas y las medianas eran muy difíciles de pillar en el momento que hemos estado en el agua. Sin embargo el viento era bueno, hacía sol y estaba limpio. Hemos entrado a mediodía. 

Mikel Agote nos ha dado unos buenos consejos sobre por dónde entrar y por dónde salir. Qué no hacer y que si. Mila esker Mikel. 

He entrado por delante de Miki, a unos metros de él. He llegado al pico pasando por encima de dos olas fuertes y él se ha comido las espumas grandes. Cuando me he puesto arriba estaba abierto y una serie ha barrido a los que estaban en el pico. Antonio ha tenido que salir por las rocas. La ola le ha arrancado el casco y la punta de la tabla se le ha abierto por el impacto con una roca. Mikel Aguirre había pillado dos olones tremendos pero en esa misma ola ha sido también barrido y se ha enganchado con David. Han sido arrastrados con los inventos anudados. Estos han arrancado dos quillas de la tabla de Mikel y ha significado el final de su sesión. 

Al rato he recuperado el casco flotante de Antonio. Este ha vuelto a entrar y se lo he devuelto. 

Había pocas olas y cada vez más gente. Mucha gente buena. Mikel Agote se ha animado y ha entrado. Él, Andoni y su hermano han bajado las más gordas y con maestría. 

Ni Miki ni yo hemos agarrado una sola ola. Las más grandes eran demasiado grandes para nuestro nivel y las medianas aunque a nuestro alcance por tamaño eran muy difíciles de amarrar. Además entrando cerca de las rocas te la jugabas a que te cazara una de esas series monster. 

Nos estábamos enfriando por las largas esperas entre series y hemos decidido salir. Antonio venía lanzado en una ola y le ha clavado dos quillas a la tabla de Miki. Una de las quillas ha quedado clavada muy cerca del nervio como si fuera un hacha. Aunque no lo parece en la foto cada tajo tenía un palmo de mi mano de ancho. Un accidente que se podía haber evitado con un poco de prudencia. Prudencia Antonio. Pero ha habido disculpas y todo está en paz. Hemos salido sin problemas y no ha habido heridos. Estamos contentos aunque no hayamos pillado ¡ni una sola ola! Por haber sido capaces de entrar y salir y por haberlo intentado. Todo suma. El espectáculo desde el agua cambia mucho a diferencia desde ahí arriba y el mejor entrenamiento es entrar y entrar de nuevo. 

Grácias Miki, ya que aunque ahí el trabajo es individual, la confianza que me aporta entrar contigo no tiene precio. 

Ondo segi kukureaders!











4 comentaris:

surflexiones ha dit...

Buena historia. En esas olas hay que andar con cuidadin que no son broma! Saludos, SF

Ramon ha dit...

Me gusta ver a la gente superarse y mas si son amigos.Esa ola para mi es platonica.
Con algo menos de mar y esas ganas seguro que triunfais.
Buena narracion Jabi,se nota que lo vivisteis intensamente.

kukurusta ha dit...

Grácias SF, un abrazo.

Aupa Ramón. Grácias, así fue.

kukurusta ha dit...

Jabatue!!!!!!!!